Stadium Tenerife
Stadium Tenerife
Stadium Tenerife
Stadium Tenerife

ANÁLISIS del CD Leganés 1-0 CD Tenerife

Los onces

El Club Deportivo Tenerife volvió a repetir con Valentín Vada de media punta (4-2-3-1) y el único cambio con respecto al último partido fue el de Javi Alonso por el lesionado Aitor Sanz. Con esta alineación Ramis buscaba lo mismo que frente a la Ponferradina, ser más verticales en los momentos en los que el conjunto blanquiazul llevara la iniciativa del encuentro.

En el equipo contrario, Asier Garitano volvió a variar de once, en este caso con 6 cambios respecto al último partido pepinero; con la entrada de Javi Hernández y Palencia en los laterales, el Leganés buscaba la profundidad, con ellos y no con los extremos, quienes se movían con absoluta libertad por la zona de los tres cuartos de campo.

Anulado el Leganés

LaLiga

Comenzó bien el partido el CD Leganés; como comentamos en el artículo de análisis del rival, esa penúltima línea de ataque podía causar problemas al bloque bajo del Tenerife; y así fue, tanto Rober Ibáñez como Eraso se movían con mucha facilidad por las inmediaciones, pero sin profundizar, por lo que no llegaron a generar ocasiones claras.

A partir del primer cuarto de hora, el conjunto de Luis Miguel Ramis dio un paso al frente, intentando llevar la iniciativa en muchos momentos, algo diferente a lo que estábamos acostumbrados a ver ante este tipo de equipos. Pero el conjunto pepinero, con su bloque defensivo intermedio en 4-4-2 cerrando principalmente los pasillos interiores, no sufrió apenas en defensa posicional; el único peligro blanquiazul llegó mediante acciones a balón parado (saques de banda o córneres).

El Tenerife estuvo muy atento en las vigilancias ofensivas, ya que el Leganés es un conjunto que tiende a crear mucho peligro saliendo al contragolpe tras la recuperación del balón; pero el trabajo del conjunto de Ramis fue sobresaliente, ya que supo anular todas las vías de ataque del conjunto pepinero; por lo que Asier Garitano tuvo que realizar una modificación tras el descanso, dando entrada a Javier Avilés por Kevin Bua, y cambiando de banda a Rober Ibáñez, para dejar todo el carril zurdo para Javi Hernández y que la profundidad por la banda derecha la diera el extremo (Avilés).

Atasco en la creación

Esa modificación mejoró al Leganés notablemente, pues ganó la línea de fondo en los primeros 10 minutos de la segunda parte más que en todos los primeros 45 minutos. Sin embargo, en una acción desafortunada a balón parado, un resbalón de Shaq Moore provocó que Javi Hernández rematara solo para adelantar al Leganés en el marcador. A partir de ese momento el conjunto de Asier Garitano retrasó las líneas y se dispuso a esperar un error blanquiazul para hacerle daño al contragolpe.

Tras verse por detrás en el marcador, el Tenerife volvió a transmitir problemas en la creación del juego, como ya le pasó frente al Lugo. Uno de los factores causantes de este atasco fue la posición de Ramon Folch, quien tuvo que realizar el rol de Aitor Sanz en los otros partidos, es decir, ser el centrocampista con menor altura del equipo, lo que provocó que Vada se viera más desasistido que los anteriores encuentros, además, debido a que Javi Alonso no es ese tipo de jugador que se caracterice por la verticalidad de sus pases, lo que provocó que el media punta no recibiera en ventaja. También tuvo mucho que ver la inferioridad en la que se encontraba ante Gaku y Rubén Pardo, que realizaron un partido defensivo sobresaliente. Ante la escasa participación en la elaboración, el argentino ocupaba zonas del carril izquierdo, pero en muchas ocasiones se pisaba con Álex Bermejo.

Los cambios fueron insuficientes

Luis Miguel Ramis dio entrada a Manu Apeh y Sergio González por Bermejo y Folch; esto provocó que el equipo cambiara a un 4-4-2 con Valentín Vada caído a la izquierda. Pero, a pesar de este doble cambio, el Tenerife tuvo el mismo el problema en la creación, con muy poca verticalidad, como era de esperar, en los pases de Sergio. El único acercamiento en esos minutos lo realizó Manu Appeh tras una gran conducción en una transición ofensiva; pero en cuanto al ataque en posicional apenas mejoró el Tenerife.

Asier Garitano neutralizó los cambios blanquiazules colocando una defensa de 5, con Javi Hernández como central y Jonathan Silva como carrilero zurdo; esto hizo que la defensa pepinera siempre estuviera en superioridad ante los atacantes del Tenerife. Ya en los últimos minutos el técnico blanquiazul optó por cambiar a Carlos Pomares y Nono por Álex Muñoz y Valera, respectivamente, aunque la posición del jugador cedido por Atlético de Madrid fue más centrada de lo habitual, ya que es un jugador que destaca por su diagonal de fuera a dentro desde banda derecha. Ni con la entrada de Shashoua, quien dejó cosas interesantes en los pocos minutos que jugó, el equipo consiguió crear serio peligro en la portería de Cuéllar; el Tenerife acabó atacando más por acumulación que por colocación.

Nivel Experto en Scouting y Análisis del juego (AFECFA). Entrenador de fútbol UEFA 'C'. Redactor y analista en Stadium Tenerife. Twitter: @nalaca01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.