Stadium Tenerife
Stadium Tenerife
Stadium Tenerife
Stadium Tenerife

Análisis del Real Sociedad B 1-2 CD Tenerife

Los onces

El Club Deportivo Tenerife volvió al 4-4-2, con la principal novedad de la doble punta formada por Mario González y Enric Gallego, quienes volvían a repetir delantera como ya hicieran ante el Sporting de Gijón en la segunda parte y contra el Almería durante todo el encuentro. Además, el técnico blanquiazul optó por dar descanso a jugadores como Mellot, Alexandre Corredera y Elady, que fueron sustituidos por Shaq Moore, Larrea y Bermejo respectivamente. Además también hubo una novedad en el eje de la zaga y es que Nikola Sipcic volvió a ser titular acompañando a José León en el perfil diestro, esta titularidad tuvo mucho que ver con el plan de partido del Tenerife, en donde el bloque defensivo era muy bajo y la defensa del área se convertía en indispensable, por lo que cogió sentido la entrada del internacional montenegrino en el once blanquiazul.

En cuanto a la Real Sociedad B, el equipo dirigido por Xabi Alonso volvió a su esquema de tres centrales habitual (3-4-3) en donde la principal novedad fue la entrada de Beñat Turrientes en el doble pivote junto a Olasagasti. Entraron nuevas caras en el once titular ya que la jornada pasada el filial donostiarra sufrió dos expulsiones (Sola y Zubiarre), por lo que entraron Jonathan Gómez y Ayesa en su lugar. También destacar la posición de Robert Navarro, quien no ejerció de media punta por el carril central como es habitual, sino que lo hizo tirado a una banda, intentando recibir constantentemente entre la línea de defensas y medios del Tenerife, sobre todo entre esos cuadrados defensivos que se generaban.


Un bloque más bajo de lo habitual

El planteamiento de Luis Miguel Ramis se vio reflejado a la perfección desde el minuto uno de encuentro y fue el de plantarse en un bloque bajo más bajo de lo habitual, cediéndole así por completo la iniciativa a los locales y cerrando los pasillos interiores con ese 4-4-2, en donde los principios defensores eran los delanteros, los cuales tenían la orden de tapar las líneas de pase de los centrales con la siguiente línea, orientando además dicha circulación hacia el franco derecho para que fuera Jeremy Blasco el que diera el primer pase y no Enrique Clemente.

Con esta idea el conjunto blanquiazul vivió muy lejos de la portería contraria y cada vez que recuperaban la pelota tenían muchos metros por delante para recorrer, por lo que no pudieron sacar el máximo provecho de esas transiciones. Es por ello que posiblemente haya sido el partido en el que más recuperaciones haya realizado el Tenerife en la medular, pero en el que con menos claridad haya podido salir debido a las imprecisiones a la hora de iniciar dichas jugadas de contragolpe. El doble pivote formado por Aitor Sanz y Pablo Larrea fue de menos a más a lo largo del encuentro, ya que durante el primer tramo de partido se les vio bastante superados a la hora de bascular de un lado a otro y fue ahí donde el Sanse encontró una vía de ataque con las apariciones de Robert Navarro entre líneas, el cual tuvo siempre la capacidad de recibir y girarse en la zona de tres cuartos, aunque finalmente la toma de decisiones en los metros finales no fue la correcta.

A pesar de haber defendido en un bloque más bajo de lo habitual en donde la línea defensiva se situaba prácticamente en la frontal del área de Soriano, no se vio a ese Tenerife seguro a la hora de defender ese último tramo del campo. El trabajo defensivo realizado por Mario y Gallego fue de lo mejor del partido y donde más difícil se lo pusieron al rival, pero una vez los centrales donostiarras conseguían conectar con la siguiente línea, se vio a un conjunto blanquiazul más inseguro de lo habitual en donde habían muchos huecos entre líneas, los cuales eran generados en muchas ocasiones por querer ir a defender hacia adelante.

El cambio al 4-1-4-1

El intervencionismo de Luis Miguel Ramis ha evolucionado positivamente en los últimos encuentros, y es que ya en este último partido vimos como llegó a emplear otro esquema que no fuera el 4-4-2 o el 4-2-3-1.

Con el marcador a favor el técnico blanquiazul optó por dar entrada a Sergio González por Mario González, lo que hizo que el conjunto blanquiazul cambiara al 4-1-4-1 con Aitor Sanz ejerciendo de enlace entre la línea defensiva y la medular. Con esto el Tenerife buscaba eliminar a un jugador en primera línea (delantero) y sumar uno por detrás de la línea de cuatro centrocampistas que ejerciera como corrector en caso de que el equipo rival pudiera filtrar esos pases entre líneas. Esto provocó que el Sanse tuviera mucha más libertad para ejecutar esos primeros pases, lo que provocaba una serie de ajustes defensivos en el Tenerife ya que Aitor Sanz tendía a saltar demasiado a posiciones más adelantadas, dejando mucho espacio atrás, por lo que fue ahí como el conjunto dirigido por Xabi Alonso encontró una gran vía de ataque.

El retorno al 4-4-2

Esos buenos minutos de la Real Sociedad B fueron compensados con un gol, por lo que el Tenerife tuvo que deshacer ese 4-1-4-1 y volver en este caso a su 4-2-3-1 habitual con las entradas de Alexandre Corredera en la media punta y de Andrés Martín por banda derecha, lo que hizo que Mollejo se desplazara hacia la izquierda, jugando así a pierna natural. A pesar del empate en el marcador el conjunto blanquiazul siguió esperando en campo propio y en una de las recuperaciones en la medular si pudo salir con velocidad y en apenas un par de toques pudo llegar a zona de peligro y gracias al tanto de cabeza de Elady precedido por un gran centro desde la izquierda de Mollejo, hizo que el Tenerife se adelantara en el marcador.

Tras volver a ponerse por delante en el electrónico, Luis Miguel Ramis no volvió a modificar su esquema al 4-1-4-1 a pesar de disponer en ese momento de tres centrocampistas, y prefirió seguir con ese 4-4-2 en fase defensiva que tan buen rendimiento le había dado durante gran parte del encuentro. Con ello el Tenerife taponó mucho mejor los pasillos interiores de la Real Sociedad B y esa primera línea defensiva formada por Corredera y Elady fue determinante para ensuciar la elaboración del conjunto local ya que ya no salían con tres centrales, sino con dos.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Nivel Experto en Scouting y Análisis del juego (AFECFA). Entrenador de fútbol UEFA 'C'. Redactor y analista en Stadium Tenerife. Twitter: @nalaca01

0 Comments

No Comment.